lunes, 17 de agosto de 2009

Civilización Germánica

¿Dónde se ubicaron?
Los pueblos germanos (o bárbaros) son un grupo de pueblos que conquistaron la mayor parte del oeste y del centro de Europa en el siglo V después de Cristo, contribuyendo al fin del Imperio romano de Occidente. Hacia el siglo II antes de Cristo los pueblos germanos ya habían ocupado el norte de Germania (fundamentalmente, la actual Alemania) y el sur de Escandinavia, desde donde procedían.
¿Cómo era su organización política?
La organización política de los diferentes pueblos germanos era monárquica. Sus reyes eran elegidos del sector de la nobleza, por el pueblo; la nobleza estaba conformada por la gente de cierto reconocimiento social; reconocimiento que dependía de la extensión de la propiedad territorial que tuvieran.
¿Cómo era su organzación económica?
Hasta llegar a asentarse en las fronteras del Imperio, las distintas tribus germánicas practicaban una agricultura pobre y, con frecuencia, itinerante o una ganadería nómada de caballos y vacuno.
Probablemente por influencia romana aprendieron, tras sus asentamientos fronterizos, a practicar la agricultura sedentaria, alternándola con tareas de ganadería. Su artesanía fue inicialmente muy pobre, pero con el tiempo llegaron a destacar por sus trabajos en metal. Esta falta de artesanía condicionó su comercio, limitándose éste al intercambio de materias primas con el mundo romano. Cambiaban así productos como el ámbar o las pieles por metales. Carecían de moneda, por lo que su economía interna era de trueque e incluso en algunas tribus, la propiedad debió de ser, al menos hasta su asentamiento, colectiva.
¿Cómo era su organización social?
Desde el punto de vista social y antes de su integración en el mundo romanizado, los germanos estaban organizados en grupos no demasiado numerosos y bajo el mando de un caudillo que, generalmente, era elegido por la asamblea de guerreros que era el órgano supremo de poder dentro de la tribu.
Las relaciones sociales se fundamentaban sobre dos pilares: el parentesco y los juramentos de fidelidad. Tomando como base una concepción patriarcal de la familia, los lazos de parentesco eran los que, primordialmente, marcaban el límite de una tribu. Los juramentos de fidelidad eran los que garantizaban el respeto de una o varias tribus a un jefe; los hombres libres que hacían esos juramentos formaban la comitiva y el prestigio de un rey estaba en función de los cómites que le ofrecían su fidelidad.
Entre los germanos también existían hombres semilibres y esclavos. Los semilibres eran los que, integrados en una tribu, no pertenecían a ella desde el punto de vista étnico y los esclavos eran, generalmente, cautivos de guerra.
¿Cuál fue su legado cultural?

La cultura de los germanos era muy primitiva. Sus mitos, llenos de poesía, explicaban cómo el hombre había sido creado por los dioses y por Loki, el espíritu del mal, que le transmitió su inclinación al pecado. El dios Odín organizaba su ejército en el Walhalla, paraíso donde los guerreros muertos en combate eran recibidos por las walkirias. Con ese ejército, los dioses vencerán a los espíritus del mal, los hombres resucitarán y una gran paz inundará el mundo.
La religión germana era pagana, pero una vez cristianizados, los germanos adoptaron el arrianismo, que es una desviación del cristianismo. Con el tiempo muchos de estos pueblos se convirtieron al catolicismo, en su contacto con el mundo romano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada