lunes, 17 de agosto de 2009

Civilización Hititas

¿Dónde se ubicaron?

Habitaron el Asia Menor y parte de Siria, formando un puente entre Asia y Europa, habiendo arribado probablemente del Cáucaso. En la ribera del río Eufrates erigieron ciudades como Alepo y Karkemish. Se constituyeron, junto a Egipto y Babilonia, en una de las grandes potencias del mundo antiguo.
¿Cómo era su organización política?

El Imperio Hitita era un estado feudal, una federación de pequeños estados sometido
s a la autoridad central del rey.7.1 La familia reali) El reyTenía que ser aceptado por el panku, por lo que la monarquía no era absoluta, sino constitucional. Era venerado como un dios a su muerte, y recibía culto. Era el intermediario entre el dios y el pueblo, y también jefe militar y Gran Juez.ii) La reinaPodía ser regente, porque se convertía en sacerdotisa de la Diosa Madre y podía, por su carácter divino, ocupar el trono. El matrimonio consanguíneo estaba prohibido.iii) El príncipe herederoEra elegido por el panku como heredero directo del soberano, asociado después al gobierno.
¿Cómo era su organzación económica?
La economía h. era fundamentalmente agrícola. Se cultivaba el trigo y la cebada, no sólo para hacer pan, sino para la fabricación de cerveza. La vid parece originaria de Asia Menor. El aceite se extraía de la almendra. Los textos mencionan guisantes y habas, así como el lino. La ganadería comprendía vacas, ovejas, cabras, cerdos, caballos, asnos y mulas. Floreció la apicultura. De gran importancia era la minería y metalurgia, dada la riqueza de Anatolia en minerales. El cobre fue explotado desde muy antiguo, lo mismo que la plata antes de los h. En la época h. empieza a usarse el hierro, pero, dadas las dificultades técnicas de su fundición, se empleó como metal de lujo, dando no obstante gran superioridad técnica al reino h. En el terreno de la cultura destaca el Código h. que, con sus 200 párrafos, constituye la fuente fundamental para la historia interna de este pueblo. Establece las penas sobre homicidio, atentados contra la propiedad y contaminación mágica; regula el matrimonio, las herencias, las compensaciones, precios, jornales, tribunales, régimen de la tierra, etc. Lenguas.y literatura. Las lenguas escritas en el imperio h. son ocho: hitita, lengua indoeuropea que constituye una rama propia dentro de esta familia; el proto-hitita, de vinculación desconocida: luvita o luwita, estrechamente vinculado al h.; palaita, también indoeuropeo; hurrita; mitanni; acadio; sumerio; e hitita-jeroglífico. Hemos de observar que no todas se hablaron, y que se escribieron en muy distinta proporción (v. III). En literatura, conocemos numerosas creaciones que corresponden a distintos géneros literarios. Citaremos, en primer lugar, la llamada literatura oficial, que comprende una serie de documentos estatales en forma de decretos, anales de campañas militares o tratados convenidos con un rey vasallo. Mencionemos la inscripción de Anitta, de marcada influencia babilónica, el testamento político de Hattusil I, los anales de Mursili, rey analista por excelencia, y la autobiografía de Hattusil III. En el campo de la literatura de creación destacan el cuento de la victoria de Urshu, escrito en acadio, pero de inspiración h., entroncado con la leyenda nacional. En este mismo género hemos de contar la épica sumeria de Gilgamés (v.) en lengua h., una versión del rey de la batalla y versiones de leyendas de Naram-sin. La literatura mitológica recoge mitos sobre los grandes dioses nacionales (v. ii) y forma dos grandes ciclos: el mito de la muerte del dragón y el mito del dios perdido. El primero está influido por el poema babilónico de la Creación y narra la muerte del dragón Illuyankas que había ofendido al dios de la tempestad, eliminado mediante una argucia de la diosa Inaras, o bien (según otra versión) matándole directamente el dios. El segundo relata la paralización de la vida a causa de la desaparición del dios Telipinu, dios de la agricultura. Los mitos hurritas encontrados en versión h. tienen una marcada tendencia cosmogónica.
¿Cómo era su organización social?
Organización social de los hititas
La sistemática labor de los escribas hititas ha permitido conocer con detalle cuál era la organización social del Imperio. La estructura política se basaba una federación de estados sometida a la autoridad central del Gran Rey, que aglutinaba a poblaciones de raza, lengua y culturas distintas. La monarquía era constitucional, y el Gran Rey compartía el poder con los nobles, lo que se reflejaba en la existencia del Pankus, asamblea a la que el rey debía sometei a consideración cualquier asunto importante.La sociedad hitita se caracterizaba por una gran mezcla racial y cultural. En esta compleja amalgama social, los llamados hombres libres constituían la clase media, formada por guerreros, colonos, artesanos y campesinos. La clase inferior de la sociedad hitita estaba formada por los esclavos, procedentes en su mayoría de los prisioneros de guerra, que recibían un trato humano muy superior al que se acostumbraba en otras civilizaciones de Oriente. Otro grupo social importante estaba formado por la milicia, pues el gran Imperio de Hatti fue un estado que se desarrolló mediante la acción militar.Finalmente, cabe considerar que en la sociedad hitita no había una religión única sino que existían muchas religiones, mezcladas, además, con múltiples cultos locales. Tanto es así que en los textos antiguos se recoge la denominación de "país de los mil dioses". En él se daban cita las divinidades de todos los pueblos sometidos que integraba el Imperio, aunque los hititas no eran politeístas, pues cada pueblo o ciudad reverenciaba solamente a un dios local.

¿Cuál fue su legado cultural?

Es muy probable que a partir de grafismos, los hititas hubieran llegado a desarrollar su propia escritura basada principalmente en pictogramas, pero aunque se encuentran pictogramas en la zona hitita, aún no es dable relacionarlos directamente con la cultura hitita ni tampoco es posible de momento calificarlos como una escritura sistematizada. Lo que sí es corroborable es que los hititas adoptaron la escritura cuneiforme usada a partir de sumeria en la Mesopotamia. Esta escritura les sirvió para su comercio internacional, aunque podía estar "dialectizada" acorde al idioma hitita, si bien al usarla en gran medida de un modo próximo al de los ideogramas resultaba inteligible para pueblos vecinos alófonos.
El arte hitita que ha llegado a nuestros días ha sido calificado desde el tiempo de los griegos clásicos como un "arte ciclópeo" debido a la magnitud de sus sillerías y a las dimensiones y relativa tosquedad de sus bajorrelieves y algunas pocas esculturas en bulto. Estas pocas esculturas en bulto parecen haber recibido alguna influencia egipcia, mientras que los bajorrelieves evidencian influjos mesopotámicos, aunque con un típico estilo hitita caracterizado por la ausencia de delicadezas formales -se nota un escaso detallismo-. Sin embargo, el arte hitita más típico se observa en los pocos elementos metálicos (especialmente de hierro) que han llegado hasta nuestros días. Aquí también se nota un arte "rudo" y basto, aunque muy sugestivo por cierta estilización y abstracción de índole religiosa, en la cual abundan símbolos bastante crípticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada